Entrevistas

  • Debemos preocuparnos por ser competitivos para mejorar

    A su regreso de Asunción para la cita con el Consejo Agropecuario del Sur (CAS) y días previos a la cita internacional en Marrakech, el titular del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay (MGAP), Tabaré Aguerre, no faltó al 21º Congreso Mundial de la Carne celebrado en Punta del Este. Estuvo tanto en el acto de apertura como entre los disertantes del encuentro y concedió la entrevista a medios paraguayos presentes en el evento, periodistas de las revistas Actualidad del Campo Agropecuario, Productiva y Pecuaria & Negocios, para abordar diferentes temas del quehacer agrario.

    _ Periodistas. ¿Cuáles considera fueron los puntos altos en este encuentro internacional?
    _ Aguerre. Fueron varios, pero se pueden destacar aquellos temas que fueron de la mano con las tendencias del mercado, cómo van a ser los futuros acuerdos comerciales y qué implicancias en el comercio de la carne tiene. Sin embargo, es importante recordar igualmente todo lo que tiene que ver con aspectos vinculados a la confianza del consumidor, aspectos sobre sostenibilidad con producción de carne o el tema de cambio climático o sobre bienestar animal, además de los sistemas de producción.

    _ Periodistas. Para países como los nuestros, qué desafíos observa.
    _ Aguerre. Paraguay y Uruguay son unos de los pocos países que participaron en el evento que enfrentan como desafío producir más de lo que produce. Mientras la mayoría de los demás países está en el rango de 10%, 15% o 20%, en nuestros casos está en el orden del 70% u 80%. Esto genera el desafío de salir a conquistar mercados para ubicar ese excedente.

    _ Periodistas. ¿Cómo está el escenario de comercio internacional de la carne en Uruguay?
    _ Aguerre. Uruguay está con más de 140 mercados abiertos. Pero ya no alcanza con abrirlos y mantenerlos desde el punto de vista sanitario o de inocuidad. El que termina definiendo es el consumidor. Él es quien define si busca por Bienestar Animal, calidad de grasa o de proteína, los impactos de la ganadería, los cambios climáticos, con emisiones de gases, etc. Son temas a tener en cuenta.

    _ Periodistas. ¿Qué aspectos recomienda insistir?
    _ Aguerre. Deberíamos generar ámbitos de discusión y de análisis y sobre todo construir soportes basados sobre sistemas de investigación e intercambio de información que nos permitan abordar estas discusiones sobre justamente esas bases científicas y no seudo científicas o incluso se podría decir ideológicas.

    _ Periodistas. ¿Y cómo está la política sectorial en Uruguay?
    _ Aguerre. Seguimos con una política de Estado. En primer lugar, está la vocación de inserción internacional. Debemos crecer hacia afuera. Uruguay tiene un consumo per cápita en carne roja de 60 kilogramos y 240 litros de leche por persona en promedio, para una población de 3,5 millones de habitantes. Es por ello que nos queda seguir creciendo hacia afuera. Exportamos el 75% de carne, 70% de lácteos, 95% de soja, 99% de arroz. Es una situación parecida a la de Paraguay. Pero ello implica crecer con inserción internacional y de manera competitiva.
    La segunda es la intensificación sostenible. Producir más, intensificando más, pero cuidando el suelo, la erosión, el bosque nativo. Por ello generamos política de estímulo a la producción forestal, basados en una organización del uso del territorio, con suelos con mejor actitud forestal.
    También está la política de control del uso de suelos, previniendo erosión, buscar responder a esquema de rotación que garantice que la productividad no disminuya. Estamos con la filosofía que la Tierra no es nuestra, sino está en préstamo de los nietos.

    _ Periodistas. ¿Y el segmento de la agricultura familiar?
    _ Aguerre. También tenemos una política clara y diferenciada para la agricultura familiar. Se trata de una política de desarrollo rural que apunta a lograr equilibrar las diferencias o asimetrías que por tamaño de escala muchos miles de pequeños y medianos productores tienen en materia de asistencia técnica, financiamiento, tecnología. Ya no con un objetivo de no sobrevivir sino insertarlos competitivamente mediante cadenas de valor, que si bien existen dificultades de escalas, pueden desarrollarse según acceso de tierra, asistencia técnica y una visión de género. Si bien, Uruguay no tiene una población campesina tan importante como Paraguay, tenemos la filosofía de generar para acceder a tecnología y financiamiento que permita participar del comercio sea de carne, de cítricos, de lo que sea.

    _ Periodistas. Paraguay está debatiendo sobre la creación de un Instituto de Carne. Con la experiencia uruguaya, qué puede recomendar al respecto.
    _ Aguerre. Durante la última visita a Paraguay, hablamos de ese tema. Fue durante una cena en la Asociación Rural del Paraguay (ARP). Cabe recordar que en Uruguay, el Instituto de la Carne lleva 40 años. Entre los comensales estuvieron otras autoridades de la región y ahondamos el tema. En el caso uruguayo, es un instituto que no busca solo promocionar la carne, también se debe tener en cuenta control de calidad y abasto interno, control de los aspectos de inocuidad y distribución de la carne, fiscalización y control para que no haya comercio clandestino o en negro. No puede tener garantía de inocuidad o certificación sin trazabilidad. Lo tributario, impositivo, sanitario y lo certificado van en paralelo. El instituto tiene todos esos cometidos, sobre la venta de carne, es un instituto financiado por los productores. Uruguay tiene varios institutos públicos no estatales. Está el de investigación agropecuaria, financiados por productores, con participación del Estado, que conforman una junta con los representantes designados por el Ejecutivo, a través del MGAP. Tenemos instituto de la Leche, Vino, Semilla, Transferencia de tecnología, que es la más débil en infraestructura, de la mencionada Carne y otras. Tenemos una rica institucionalidad agropecuaria.

    _ Periodistas. ¿Cómo ve la recomposición del tablero de los países de la región de cara a los desafíos particulares de cada uno en materia de comercio de carne. Uruguay con el “5 x 5”, Argentina con un nuevo gobierno, Paraguay con su meta de crecimiento al 2020 y el liderazgo brasileño en el sector?
    _ Aguerre. El mundo va camino a una población de 9 mil millones. Uno de los desafíos del desarrollo del milenio es lograr la seguridad alimentaria global. Como región somos proveedores, pero no lo hacemos por razones filantrópicas ni humanitarias, sino es la base de la economía de nuestros países. Tenemos que ser agresivos en el buen sentido comercial y competitivo, dejando de lado el fútbol que cada tanto nos damos alguna que otra “caricia” (risas). Debemos preocuparnos por ser competitivos para mejorar. Luego trabajar para diferenciarnos en el mercado internacional. Tenemos que estar pendientes a lo que quiere el mercado. Un mercado que lo definen los consumidores, por ejemplo, consumidores que están preocupados por el bienestar animal o por el tipo de alimentación, sea a pasto o dentro del galpón.

    _ Periodistas. Días atrás estuvo por Paraguay, qué puntos destacados abordó el CAS
    _ Aguerre. Y entregué la presidencia del CAS que llevé por casi dos años. En esta ocasión, uno de los temas que incluimos fue sobre agricultura y cambios climáticos, además de temas comunes como inocuidad o como que somos excedentario de alimentos. Los países de la región somos excedentarios en producción de alimentos. Exportamos el 33% del comercio mundial de alimentos. Tenemos más cosas que construir como socios de la región que dedicarnos a discutir si pasa camión de arroz, tomate o leche en polvo de un lugar a otro por nuestras fronteras comunes.

    _ Periodistas. ¿Cómo ve la situación actual del CAS?
    _ Aguerre. Y justamente eso que digo. Gastamos más esfuerzo en discutir problemas internos que proyectarnos como bloque. Una vez dije que “el mejor lugar donde funciona el Mercosur es en la delantera del Barcelona” y me criticaron mucho, pero es lo que pienso y luego trato de hacer lo que digo.