Entrevistas

  • Se avizoran soluciones para el bajo uso de semillas certificadas

    Hugo Acosta, de profesión ingeniero agrónomo, actual presidente de la Asociación de Productores de Semillas del Paraguay (Aprosemp), habla de los logros y desafíos de este gremio que celebró 30 años. Destacó que el sector semillero logró fortalecerse en todo este tiempo, pero el 2016 fue un año complicado para el sector y preocupa el bajo uso de semillas certificadas. Actualmente, se busca un consenso para subsanar esta situación.

    Por Noelia Riquelme

    _ Campo. ¿Cómo nació la Aprosemp hace 30 años?
    _ Acosta. Hay que destacar la visión que tuvieron unos empresarios del sector semillero, quienes ante la necesidad de defender la producción legal, se organizaron para formar este gremio.

    _ Campo. ¿Cuáles son los principales logros de la Aprosemp en estas tres décadas?
    _ Acosta. La Aprosemp en todos estos tiempos cumplió muchos roles relevantes. Por ejemplo tuvo una importante participación en la creación de una Ley de Semillas en el año 1994, que posibilitó el establecimiento de un marco normativo para la protección, producción y el comercio de semillas. También en la década del 2000 se ha logrado la implementación real de la Ley de Semillas. Además, la implementación de todos los registros que hoy en día están vigentes, como el registro de productores de semillas, de comerciantes, de laboratorio. Todos hoy sirven como base de la producción de semillas certificadas.
    También en el 2004, con el ingreso de la biotecnología, en esa época la soja RR, la Aprosemp formó parte del Inbio y en ella se ha logrado un acuerdo marco que permite la introducción ordenada de la biotecnología.
    Asimismo, fue un gran actor en la consolidación de la certificación de semillas en Paraguay. Fomentó la capacitación de los técnicos del sector público y privado dentro del plan de fortalecimiento del sector semillero. Además, logró el fortalecimiento de las empresas, con la implementación del sistema de calidad. Hoy son 13 empresas semilleristas socias de la Aprosemp que lograron la certificación de calidad ISO 9001
    Hoy el sector semillero se ve muy fortalecido con las diferentes acciones y visiones que la Aprosemp ha llevado adelante en todo este tiempo.

    _ Campo. ¿Cómo le toma la presidencia de este gremio?
    _ Acosta. Me siento muy honrado por estar en frente de esta prestigiosa asociación. Estoy muy agradecido por el apoyo constante de la comisión directiva para seguir llevando adelante todos los proyectos.
    Asumí la presidencia de la Aprosemp en marzo de este año, vengo siguiendo la secuencia de trabajo del gremio, que busca armonizar y crear un ambiente favorable, para que el productor pueda optar por la utilización de la semilla certificada. No obstante el 2016 es un año complicado, tal vez para la agricultura en general y el sector semillero no está exento.
    Vemos con mucha preocupación el bajo porcentaje de uso de semillas certificadas utilizadas, pero se avizoran soluciones a mediano y largo plazo. Estamos dialogando con los principales referentes de los gremios de producción, en la mesa del Inbio, de la que formamos parte.
    Hay conversaciones favorables, el productor está consciente de que la tecnología está viniendo a través de la semilla. Estaría en condiciones de reconocer el derecho que tiene de usar semillas certificadas y esperamos llegar a un consenso. Estamos en plena conversación, pero reitero mi preocupación por el bajo porcentaje de uso de semillas certificadas.

    _ Campo. ¿Sigue limitándose al 30% el uso de semillas certificadas en nuestro principal cultivo, la soja?
    _ Acosta. Es menos inclusive, cerramos el año con un 25%, que es bajo, pero la introducción de la nueva biotecnología y los nuevos esquemas de cobro de regalías que se están estableciendo, en la bolsa de semillas certificadas y a través de reservas de granos nos estaría posicionando para trabajar en ese esquema para el cobro por el germoplasma. En ese sentido venimos trabajando fuertemente y juntamente con Parpov para encontrar la forma de que el productor reconozca el uso de la tecnología y a través de eso llegar a un consenso. Estamos en conversación con los principales referentes del sector productivo, ya que son los productores que finalmente pagan por el uso de la tecnología.

    _ Campo. ¿Algunos proyectos encaminados actualmente por el gremio?
    _ Acosta. Para el gremio uno de los trabajos más importantes actualmente es la mesa de diálogo establecida dentro del Inbio. Allí estamos desarrollando un sistema que va a permitir, en el futuro, una captura de valor a través de la semilla. Hoy estamos ante un nuevo escenario, a través de la introducción de la soja INTACTA, que establece un modelo diferente de captura de valor de lo que fue la RR1. Desde la Aprosemp estamos impulsando el proyecto a través de la mesa del dialogo, la intensión es llegar a un acuerdo para establecer el sistema de captura de valor, no solo por la tecnología, sino también por el germoplasma, por eso es importante destacar el apoyo que tenemos de los productores. Desde nuestro sector, con el aporte que hacemos en el fortalecimiento, queremos llegar a un consenso y seguir aportando a los productores tecnología de punta y variedades también de punta.

    _ Campo. ¿Cómo están otros rubros, por ejemplo el arroz, donde el factor semilla fue un déficit, por el escaso uso o falta de disponibilidad de semillas certificadas? 
    _ Acosta. Con el sector arrocero tenemos que conversar, ya que sería bueno que se inserten en la Aprosemp, para ver si podemos ir evolucionando juntos.
    Tenemos que sentarnos a dialogar entre los principales referentes. Con este sector hay tareas pendientes. 
    Nosotros también en Aprosemp estamos con un cambio de gerencia. Se está incorporado, la nueva gerente, la Ing. Dolia Garcete y en nuestros planes está ocuparnos también del rubro arroz y otros rubros.
    Dentro de la Aprosemp los otros rubros también participan, como el sésamo y el sector algodonero. Este último también está pasando por un momento complicado. 
    Nosotros estamos abiertos a trabajar y a dialogar, para que todo el sector semillero pueda mejorar su situación. Solo lograremos con el diálogo y consenso. También estamos trabajando con el Senave, que es la entidad reguladora. Incluso ya tuve conversación con el nuevo presidente, a quien presentamos nuestra propuesta, nuestra visión, nuestro proyecto y así ponernos a disposición para poder seguir trabajando para que este sector mejore.