Entrevistas

  • Tenemos un plan ambicioso para Paraguay, para los próximos 10 o 15 años

    Lilia Milde es la nueva Directora de Negocios de Bayer CropScience para Paraguay y Bolivia. Inició su trayectoria en la multinacional hace cinco años, en el centro-oeste de Brasil, una región de gran fortaleza en la producción de soja. Esa experiencia le sirvió de antesala a este nuevo desafío, que asumió oficialmente el pasado 26 de enero en Asunción. En la ocasión expresó que la compañía busca acercarse al agricultor y tratar de comprender sus necesidades, justamente para ayudarle a producir más y mejor.

    Por

    MIGUEL CASTILLO

    _ Campo. ¿Cómo ve a estos dos países?
    _ Milde. Hoy vemos un futuro muy promisorio para Paraguay y Bolivia, principalmente en la producción de soja. Son dos regiones importantes para la producción de alimentos y otros productos que utilizamos en nuestro día a día.

    _ Campo. ¿Cuál será la estrategia de la compañía en Paraguay, específicamente en lo referente a producción de soja?
    _ Milde. La misión de Bayer es hacer “Ciencia para una vida mejor”. Y eso hace de ella una empresa muy enfocada en su trabajo a la investigación. El gran objetivo, para nosotros, es traer mucha tecnología que permita producir cada vez más al agricultor de Paraguay. Acá, sabemos que tenemos oportunidad de aumentar el área de siembra. Pero lo más importante es producir más en el área que actualmente se utiliza. 

    _ Campo. ¿Qué se puede esperar para los próximos años?
    _ Milde. En el futuro tendremos la oportunidad de traer biotecnologías, como para aprovechar áreas en las que actualmente no se pueden producir en gran cantidad. Por cuestiones climáticas o deficiencias del suelo, como en el Chaco, los desafíos son superados con conocimiento y tecnología y esa es la propuesta de trabajo de Bayer.

    _ Campo. ¿Actualmente cuál es el principal foco de la compañía?
    _ Milde. Tenemos un plan bastante ambicioso para Paraguay, para los próximos 10 o 15 años. En este momento nuestro foco principal es seguir atentos al agricultor, entender lo que él necesita, pensando no solo en la productividad, sino también en las necesidades que tiene dentro su propiedad. Queremos entregar a ellos soluciones integradas, con tecnología y servicios adecuados con la región.

    _ Campo. ¿Qué tipo de tecnologías tiene Bayer para el agricultor local?
    _ Milde. Cuando hablamos de tecnología pensamos en defensivos o en genética. También pensamos en biotecnología, principalmente orientada al cultivo de soja, donde tenemos una investigación muy avanzada para traer en los próximos años muchas tecnologías nuevas. Bayer invierte mucho dinero en investigaciones para variados cultivos, como la soja, que es producida en regiones y condiciones climáticas muy distintas. Estamos trabajando con estos tres pilares: defensivos, genética, y biotecnología. Algunos servicios, como el tratamiento de semillas, llevan otras tecnologías hasta la propiedad de nuestros clientes. En nuestro portafolio para Paraguay, destaco las tecnologías para productos, semillas y biotecnología. Hay también productos biológicos de protección de cultivos que desarrollamos y comercializamos. Los biológicos complementan nuestro portafolio de productos y nos ayudan a ir al encuentro a lo que necesita el agricultor.

    _ Campo. ¿Con la adquisición de Monsanto, cuál es el panorama de Bayer?
    _ Milde. Con la propuesta de fusión de Bayer y Monsanto buscamos crecer y suministrar nuevas soluciones innovadoras a nuestros clientes. Nada cambia en esto momento. Bayer y Monsanto siguen operando como empresas independientes hasta la concreción de las negociaciones. Los agricultores se beneficiarán de una amplia gama de soluciones para satisfacer sus necesidades presentes y futuras, entre las que se contarán mejores soluciones en semillas y rasgos, agricultura digital y protección de cultivos.

    _ Campo. ¿Cómo está Bayer actualmente, con respecto a las investigaciones enfocadas a mitigar el impacto ambiental?
    _ Milde. Bayer posee un programa estructurado de Stewardship. En la práctica, eso significa una serie de entrenamientos, visitas a los agricultores y materiales que orientan sobre el uso correcto de las tecnologías. La aceptación es muy buena, en especial porque estos entrenamientos son realizados en las haciendas, con las personas que manejan la producción agrícola.

    _ Campo. ¿Qué análisis hace de la evolución de la agricultura paraguaya en las últimas décadas?
    _ Milde. Estoy impresionada con lo que pasó en Paraguay, por dos motivos. Primero por el crecimiento del área de soja en los últimos veinte años, tiempo en el que dio un gran salto. Pero lo más impresionante es la calificación de los agricultores, que son personas que invierten en calidad, que están siempre al frente en relación al uso de tecnologías, independientemente del tamaño de las propiedades. En especial, productores de áreas menores tienen una productividad muy buena, la media de productividad del país se compara a los mejores del mundo. Eso genera gran expectativa. El crecimiento de la agricultura de Paraguay es constante. Por eso estamos aquí, realizando nuestras inversiones y trabajando junto con los agricultores paraguayos.

    _ Campo. ¿Cuál es el nivel de importancia de Paraguay para Bayer?
    _ Milde. Paraguay es un país fundamental para Bayer en Latinoamérica. Los conocimientos de la gente de acá, el potencial productivo y la fuerza de la agricultura paraguaya son memorables. Debido a la importancia del país, nuestra oficina para Paraguay y Bolivia se queda en Asunción. Con esa cercanía, tendremos una autonomía para mirar las necesidades de los agricultores y proponer soluciones locales.