Jornadas de campo

  • Materiales superan exigencias en jornada de Volendam

    • Marcio Jacomo Dematia, Gerente Regional de Agrotec en San Pedro.

    • Pedro Viveros, responsable del Departamento Agropecuario de Volendam Ltda.

    • Alfredo Cáceres, agente de Ventas Don Mario, dando las orientaciones.

    Con la participación de 10 obtentoras y casi una treintena de variedades, se realizó la tradicional jornada ofrecida por la Cooperativa Volendam Ltda. Fue el martes 17 de enero, con buena cantidad de público, en una apuesta más de la alianza que tiene la entidad solidaria con la firma Agrotec, en la novedosa propuesta renovada anualmente.

    De la mano de la alianza surgida entre la compañía Agrotec y la Cooperativa de Producción, Consumo y Servicios Volendam se realizó el evento a campo que debió enfrentar un periodo de varias semanas sin grandes lluvias y que, no obstante, sirvió como parámetro para que los productores, técnicos y público en general pudieran conocer el comportamiento de los materiales ante situaciones extremas.

    Casi una treintena de variedades de los obtentores fueron expuestas en la ocasión en los diferentes plots. Muchos en calidad de lanzamiento o novedad y todos sembrados el 6 de octubre, en un rango de población que fue –dependiendo del material– de 7,3 a 11,3 plantas por metro lineal. Se realizó una fertilización de base 07-34-12 + Micro en una cantidad de 150 kg. por hectárea. Para ello se empleó MicroEssentials.

    Datos proveídos por el Departamento Agropecuario de “Volendam Ltda.” destacaron que desde septiembre se vino registrando un histórico de precipitaciones pluviales que totalizaron 725 mm acumuladas hasta los primeros días de enero. Los promedios mensuales arrojaron en la zona 178 mm en septiembre, 167 mm en octubre, 203 mm en noviembre, 177 mm en diciembre y 0 en enero.

    Sin embargo, las mayores lluvias de diciembre se centraron antes del sábado 10, con un acumulado de 136 mm, más de tres cuartas partes del total registrado en el último mes del 2016. Las siguientes semanas solo registraron 10 mm (domingo 11), 23 mm (lunes 19), 5 mm (sábado 24) y 3 mm (jueves 29), por lo que prácticamente los cultivos llegaron a la jornada sin lluvias importantes en casi cuatro semanas.

    En líneas generales, Pedro Viveros, responsable del Departamento Agropecuario de Volendam Ltda., indicó que el 80% de la siembra de soja en el área de influencia de la cooperativa es de octubre. Añadió que un 20% de los casos se siembran en torno al 20 de septiembre. “Las condiciones de diciembre y enero son las que más nos perjudican. La última buena lluvia recibimos a mediados de diciembre y luego entramos en la época de sequía hasta iniciada la segunda quincena de enero. En tanto, las altas temperaturas y la radiación solar son factores que definen el rinde la soja en esta zona”, indicó.

    Las primeras cosechas dieron rendimientos en una franja entre 2.800 kg. por hectárea y 3.000 kg. por hectárea. Hasta la jornada incluso se mencionó que se registró un techo de 3.500 kg. por hectárea en los reportes recibidos. Estimó el área sojera de la cooperativa en unas 12,5 mil hectáreas, con lo que se mantuvo la superficie de la temporada anterior. Pese a los problemas del clima, se perfila una buena campaña, solo comparando con la media del 2016 fue de 2.800 kg. por hectárea, por lo que existe gran expectativa por mejorar los números.

    Aliados. Viveros igualmente resaltó que para esta edición se sumaron dos obtentores más y que en líneas generales las variedades seleccionadas fueron las que más se podían adaptar a las exigencias climáticas de la zona. Recordó que la jornada adecuó su propuesta desde hace unos cuatro o cinco años, al tiempo de resaltar la importancia de contar con aliados estratégicos. “En nuestro caso contamos con empresas como Agrotec que apoyan bastante para que esto se haga más grande”, refirió. Durante el recorrido se pudo observar a público procedente de otras zonas, como Curuguaty, lo que fue destacado como ejemplo de crecimiento de este tipo de propuestas.

    En tanto, Marcio Jacomo Dematia, Gerente Regional de Agrotec en San Pedro, indicó que desde Agrotec se realiza la alianza con la Cooperativa Volendam desde hace rato. “Venimos observando con el tiempo que el productor está dejando de participar en los días de campo porque acaba terminando como algo muy comercial. Tenemos una nueva idea y la compañía quiere llevar más informaciones técnicas al productor y que la actividad sea atractiva para él, que vuelva a la parcela, a los días de campo, proveyendo informaciones técnicas”, indicó.

    Agregó que seguirán con la actitud de acompañar al agricultor en el campo de manera a evacuar cualquier inquietud, así como seguir con las orientaciones y propuestas desde Agrotec. “Estamos viniendo de un año difícil y con la difusión de tecnologías y pasar las informaciones técnicas estamos contribuyendo para salir adelante”, comentó. De la situación de los cultivos en general, comentó que para su área de trabajo (San Pedro) se observan dos realidades: las que tuvieron buenas lluvias, con buenos promedios y otras zonas más afectadas por la sequía, que maltrató bastante a las plantas.

    Agrotec. La firma Agrotec representa en Paraguay de manera exclusiva la línea de productos BASF (líder mundial en química aplicada al agro) desde hace más de 20 años. También es aliada de DuPont Pioneer para desarrollar el mercado nacional de genética de maíz. Y de igual manera trabaja con la línea de productos Alfredo Iñesta para potencializar la performance de las plantas.

    En lo concerniente a fertilización, se empleó MicroEssentials, un fertilizante diferenciado de Mosaic orientado a mejorar el desempeño y la performance de los cultivos. Incluye en su composición Nitrógeno, Fósforo y Azufre en un mismo gránulo, lo que le permite a la planta absorber mejor el Fósforo al tiempo de liberar gradualmente el Azufre.

    La novedad presentada en la ocasión fue el Vitasoil, un complejo de sustancias orgánicas que nutre y estimula los microorganismos benéficos presentes en el suelo, promoviendo un crecimiento exponencial de las plantas. Es un producto representado por las empresas del Grupo Agrihold en Brasil, Uruguay y Paraguay. “Vitasoil es el futuro para el suelo de la agricultura. Es un producto que va a revivir la vida microbiana del suelo e intentar llegar a condiciones similares a las que teníamos hace 20 años, con suelos de montes”, dijo Marcio Dematia, Gerente Regional de San Pedro.

    Según los materiales de divulgación el uso continuo del Vitasoil promueve una mejora significativa de las cualidades físicas, químicas y biológicas del suelo, al tiempo de generar un ambiente de producción ideal para la expresión de altos rendimientos y calidad de los cultivos. Su composición incluye fuentes de carbono orgánico, un complejo de enzimas activas y extracto de algas marinas, combinados por medio de la nanotecnología para su máximo aprovechamiento en dosis mínimas.

    Esto deriva en estímulos a la multiplicación de los microorganismos benéficos, la asimilación de nutrientes y un metabolismo más eficiente de la vida microbiana. La acción de Vitasoil permite a los microorganismos cumplir con su rol en la producción agrícola: al morir liberan agua y nutrientes, manteniendo así un suelo húmedo y enriquecido que se traduce en mayores niveles de productividad y calidad de los cultivos.

    Propuestas de los obtentores presentes

    Don Mario. El recorrido se inició con dos variedades posicionadas para la región. La DM 62R63 y la 6563 RSF IPRO. Alfredo Cáceres, agente de Ventas Don Mario, presentó las siguientes variedades: La DM 62R63 RSF STS, del grupo de madurez VI corto, hábito de crecimiento indeterminado, es una variedad que se hace entre 122 a 125 días en la zona Centro Norte, de excelente porte de planta para su ciclo y muy buen comportamiento frente al vuelco, indicada para fechas de apertura, tiene buena estructura de planta y facilita la eficiencia en las aplicaciones contra roya. Supera a DM 6.2i, entre un 5 a 7% en rendimiento, tiene buen peso de mil semillas, 160 a 170 grs.

    Tiene la tecnología STS (Soja tolerante a los herbicidas del grupo de la sulfunilurea) y está posicionada para ambientes o parcelas de mediana a alta fertilidad, en fechas de siembra del 15 de setiembre al 20 de octubre, con 12 a 14 plantas logradas por metro lineal en fechas de setiembre y 10 a 11 plantas en fechas de octubre. El material ofrece buen paquete sanitario.

    La otra propuesta en la parcela de Volendam fue 6563 IPRO RSF IPRO, con tecnología INTACTA. Es del grupo de madurez VI medio, hábito de crecimiento indeterminado, cuyo ciclo va de 125 a 127 días en la zona Norte. Presenta buen comportamiento frente al vuelco, buen peso de mil semillas, 155 a 170 grs. se posiciona, para ambientes o parcelas de mediana a alta fertilidad, del 10 de setiembre al 10 de octubre, con 12 plantas logradas por metro lineal en fechas de setiembre y 9 a 10 plantas en fechas de octubre.

    Cáceres adelantó que próximamente dispondrán de dos variedades nuevas, DM GARRA y DM 68i69 IPRO STS, para cubrir las fechas tempranas de fines de agosto y los primeros 15 días de setiembre. Estos materiales presentan gran rusticidad en esas parcelas de mediana a baja productividad y en esta campaña están siendo evaluadas su comportamiento.

    Monsanto. La empresa ofreció tres variedades la M5947 IPRO, 6211 IPRO y la M6410 IPRO, siendo la primera la que fue exhibida en carácter de lanzamiento. Sebastián Lindstrom, representante técnico para la región Norte de la compañía en Paraguay, realizó las orientaciones a los diferentes grupos participantes. “Venimos con tres materiales Monsoy, todos con la tecnología INTACTA. De estos dos ya son conocidos por los productores. Mientras, el M5947 es lanzamiento a partir de esta la campaña”, indicó el entrevistado.

    La 6211 IPRO ofrece entre sus puntos altos características de precocidad, excelente sanidad foliar, buena estructura de planta, crecimiento indeterminado y amplia adaptación geográfica y posicionada como fecha de siembra del 20 de setiembre al 31 de octubre. En tanto, la M 6410 IPRO ofrece una alta estabilidad y una fecha de siembra del 1 al 25 de setiembre.

    La M5947 IPRO se destaca por su excelente ramificación, así como excelente sanidad foliar, estructura de planta y de crecimiento indeterminado. De igual forma también es de amplia adaptación geográfica. Está posicionada para una siembra del 15 de setiembre al 15 de noviembre. “Es un material de ciclo intermedio, de unos 124 o 125 días para el ciclo total. Es muy buscado por productores y su estructura ofrece una muy buena ramificación, algo que gusta a los productores, así como un sistema radicular agresivo para tolerar el estrés hídrico”, refirió.
    De igual forma compartió su comentario técnico sobre el desarrollo de los cultivos en general. “En esta región tuvimos importante falta de agua, de casi 35 días. Vimos que los materiales de ciclos más cortos se zafaron de ese problema y los más largos fueron lo más perjudicados. Es muy probable que los cortos den la sorpresa”, apuntó.

    Nidera. La obtentora ofreció cinco materiales, de los cuales se dio énfasis en cuatro y la quinta se usó más como “testigo” al decir de Pascual González gerente comercial de Nidera Semillas Paraguay. En efecto, en los plots se presentaron NS5959IPRO, NS6248RR, NS6906IPRO y la Nidera A5909RG, esta ya conocida, agregó. “Mostramos, además de la Nidera A 5909 RG, dos precoces y dos variedades más largas. La Nidera A 5909 RG presentamos como un testigo para poder comparar con las nuevas variedades que sumamos a nuestro portafolio. Realizamos varias consultas a la gente y la mayoría prefiere variedades precoces para sembrar más temprano y que puedan escapar del estrés hídrico que se soportó entre diciembre/enero”, dijo.

    Posteriormente Guillermo Sann, responsable del Desarrollo de Productos de Nidera Semillas Paraguay, pasó a explicar los cuatro restantes materiales y su evolución en los más de 100 días desde la siembra. “Se puede observar que las variedades acortaron bastante el ciclo por la sequía. No tuvimos más lluvias desde finales de diciembre con un calor excesivo en la región”, indicó. Admitió que la falta de agua generó problemas en algunas zonas de producción porque coincidió con el cargado de granos.

    No obstante, resaltó la 5959 IPRO con buena carga y que se constituye en una variedad muy apropiada para la zona, más todavía si se piensa en un buen maíz zafriña. “En general son variedades de alto potencial. No ramifican mucho, por lo que necesitamos cargar más semilla por metro. Entre 13 y 14 plantas finales por metro. En el caso de la variedad 6248, es un RR1, es un material que ramifica mucho, bastante diría. Presenta buen potencial de granos y podemos empezar la siembra en la región desde el 10 de setiembre hasta octubre. Entre sus ventajas figura que no presenta problemas de acame”, manifestó.

    Entre tanto, la 6909IPRO corresponde al grupo 5 de madurez y lleva unos 125 días hasta la maduración, de hábito de crecimiento indeterminado, presenta un perfil sanitario resistente al cancro del tallo y moderadamente resistente a la mancha ojo de rana. La 6906IPRO es de un grupo de madurez 6, medio, con 128 días a maduración, con similares hábito de crecimiento y perfil sanitario a la anterior, la diferencia radica en su posicionamiento para la siembra, pues ya puede ser plantada desde la primera semana de setiembre tanto en el Norte como en el Sur y en el Centro. Su población para esa época ronda las 12 plantas por metro lineal a 45 cm. entre hileras.

    Inbío/IPTA. Entre las novedades estuvo el material obtenido bajo las investigaciones locales del convenio Instituto de Biotecnología Agrícola (Inbío) y el Instituto Paraguayo de Tecnología Agraria (IPTA). Se trata de la variedad nacional Sojapar R19. Alfonso Guerreros y Estela Ojeda fueron los expertos en brindar las orientaciones en la oportunidad. Guerreros inició la presentación y recordó que el material es el primero surgido del convenio y que se encuentra ya en manos del productor. Además anticipó que se está multiplicando la R24, con la habilidad de ser resistente a la roya.

    Indicó la importancia de realizar una buena aplicación de fungicida, de primera, cuando no hay mucha presión de roya y solo dependería del clima para ver si hace falta o no reforzar con otro genérico para fin de ciclo. Se instó a no realizar varias aplicaciones y a cuidar el gen. “La roya es bastante especial en insistir hasta crear una raza diferente y lograr romper ese gen. Comparando es como un predio alambrado para espantar a animales, pero basta que un solo poste esté flojo para que el cercado ceda y puedan ingresar y dejar perjuicios a su paso. No queremos que pase con esta soja, por lo que pedimos proteger su resistencia”, comentó.
    Además, resaltó el buen comportamiento contra macrophomina. “La información observada en campo fue válida. Se sembraron 6 variedades más las nacionales 19 y 24 y se hicieron evaluaciones. Estas no superaron 18% de infestación en sus tallos, mientras que los otros estuvieron entre 46% y 48% de tallos con incidencia de macrophomina”, comentó. Esto también suma a la hora de disminuir el empleo de fungicidas y elevar el rendimiento, acotó.

    La R19 tiene de 130 a 132 días de ciclo. Incluso en el Sur para este año se prevé que “se estire” más quizás con cosechas por arriba de 140 días. “Es soja nacional hecha en Paraguay, por paraguayos por instituciones paraguayas. Deberíamos sentirnos que nos pertenece”, finalizó.

    A su turno, Estela Ojeda indicó que la variedad surgió de una innovación al establecer la alianza público – privada entre ambas instituciones, en donde las cooperativas también son parte de la organización, al ser contribuyentes al Inbío. “Lo que queremos es que el productor sea parte del programa activamente. Un programa de mejoramiento tiene su tiempo, tiene su costo para una variedad disponible. Cuando se compra semilla certificada, esto hace que el programa se dinamice y parte de la inversión vuelva al programa. Pero muchas veces parte de la cosecha se reserva para sembrar en la campaña siguiente y eso hace que no vengan tantos recursos para alimentar al programa y lograr sostenibilidad en el tiempo. Necesitamos que sea sostenible”, explicó.

    También anticipó que se instaló una nueva propuesta para evitar cortar la dinámica de la financiación e investigación. “El sistema que lanzamos propone que el productor al adquirir una bolsa de Sojapar, realice una declaración de cuánto se compromete a sembrar y cuánto ha reservado. Con ese informe se establecerá el monto del aporte por cada equivalente a bolsas de 40 kg, según el valor definido, que para esta campaña es de 2,5 dólares, IVA incluido. No tenemos sistema de control, no podemos estar detrás de los controles, por lo que nos queda crear conciencia. Es algo difícil pero no imposible, así podremos ayudar a seguir con las investigaciones y tener más variedades nacionales”, exhortó.

    “El foco del programa hoy son enfermedades roya y macrophomina. Estamos trabajando fuerte para combatir estas enfermedades que generan problemas económicos al productor. Queremos solucionar eso y seguir apoyando al programa”, concluyó.

    Baup. La obtentora llegó con tres propuestas. AG 6525 Xi, AG 6565 Xi y 6400IPRO EXP. La primera es del grupo de madurez 6,4 semi precoz, de un tipo de crecimiento indeterminado, con 44 días a floración y 128 días a madurez. Tiene muy buen comportamiento al vuelco así como al desgrane. En condiciones normales su potencial de rinde ronda las 4 toneladas por hectárea y en condiciones ideales podría llegar hasta 5 toneladas por hectárea. En tanto, la variedad 6565Xi mantiene similares características a la anterior en grupo de madurez, tipo de crecimiento pero es un poco más alta, pues se estima una altura de 110 cm. su potencial de productividad en condiciones normales es de 3,8 toneladas por hectárea, siendo su techo ideal en torno a 5 toneladas. La ventana de siembra es desde inicios de setiembre. Finalmente, la 6400IPRO es una de las variedades nuevas que se encuentran en trámite de inscripción, según se supo. Es de un tipo de crecimiento semideterminado, con 133 días a madurez, con un potencial en condiciones normales de 4,2 toneladas por hectárea y con un techo en condiciones ideales de 5,2 toneladas por hectárea. En sanidad, todas son resistentes al cancro del tallo. Mientras, la 6525 es tolerante a macrophomina y a nematodos, es moderadamente tolerante a mancha ojo de rana, pero moderadamente resistente a la phytosphora, al igual que la 6565, aunque se diferencia esta de aquella por su mejor resistencia a la macrophomina. La 6400IPRO en cambio es resistente a la phytosphora, aunque susceptible a mancha ojo de rana y nematodos. En performance según región, se toma la zona (Volendam y todo el departamento San Pedro). Las respuestas observadas fueron muy buenas, tanto en siembra temprana como en siembra óptima.

    Brasmax. La obtentora ofreció tres materiales con lanzamientos durante la jornada. Leucir Zanella Junior realizó las orientaciones sobre las propuestas que incluyeron la 6160 RSF IPRO, la 63i64 RSF y la 6869 RSF. De la primera también bautizada como “Vanguarda” resaltó que se trata de una variedad con buena estabilidad. Cuenta con la tecnología INTACTA de ciclo 6.0. Material productivo. Buen número de vaina, pero cuidado con fertilidad. Suelo en área compactada no vamos a plantar, advirtió. Instó a plantar desde el 25 de setiembre y reiteró la importancia de cuidar la fertilidad para posicionar en el área, que puede ser con brachiaria. La segunda variedad fue presentada en carácter de lanzamiento, más conocida como “Garra” es un material intermedio de unos 120 días, del grupo 6.3, que se destaca por su precocidad. Presenta buena característica de crecimiento y puede ser opción en campos arroceros, porque está recomendado para suelos encharcados. La tecnología es INTACTA, pero también cuenta con STS (tolerante a sulfonilureas) y es ideal para cerrar plantaciones, pues se recomienda sembrar a fines de setiembre, con 13 a 14 plantas, pues es un material estable y productivo, agregó. Finalmente, la tercera variedad, conocida como “Valente”. Se plantea posicionarla como opción para apertura de plantación. Es del grupo de madurez 6.7 y también va en áreas arroceras. Tiene un gen que concede resistencia y rusticidad, puntualizó.

    Bayer. La multinacional ofreció propuestas de su división de genética con la línea Credenz. Llevó materiales RR1 e IPRO. Ariel Franco, asesor de negocios, realizó las orientaciones. Indicó que uno de los materiales es de ciclo intermedio, del grupo de madurez 6.2, el ciclo fisiológico se completa entre 122 y 123 días. “Estamos posicionando para fecha central de siembra. Podemos arrancar desde el 20 o 25 de setiembre. Por la arquitectura de la planta, recomendamos no sobrepasar las 14 plantas por metro lineal, porque no tiene una altura considerable. Tiene entrenudos cortos, buena ramificación en sistema de candelabro y buena carga, tanto en el tallo principal como en las extremidades. El año pasado ya dio buenos resultados y este año estára siendo lanzando”, resaltó. Agregó que se trata de una variedad RR, para quien desea como opción, con bastante sanidad y para suelos de mediana a alta fertilidad. Otro de los materiales también fue presentado como alternativa, pero para apertura de siembra, sugerida para gente que desee iniciar con un material que no sea INTACTA. Es de ciclo 6.5, con una madurez fisiológica entre 126 y 127 días. Recomendado del 1 al 20 de setiembre, máximo 25 de setiembre. Por su estructura y arquitectura no se recomienda sobrepasar de las 14 plantas. De ser posible trabajar en una densidad de 12 plantas. “Llegó el año pasado, se hicieron pruebas bastante tardías y aun estando fuera de su ciclo demostró buen potencial productivo. De entrenudos bastante cortos, la postura de la planta llega a los 95 cm. aunque por el estrés hídrico no se desempeñó como deseábamos. Tampoco llegó a cargar, pero aun así demostró una buena producción de vainas tanto en el tallo principal como en los bajos laterales. El año pasado llegamos a tener referencia en zafriña y en la región Occidental en donde demostró un potencial de 4,5 toneladas por hectárea”, dijo Franco. Finalmente la INTACTA, el material más largo, de ciclo de madurez 6.8 está recomendado para apertura de siembra, cuenta con ensayos desde la segunda quincena de agosto y primera de setiembre. “Es un material que en las regiones en donde se desenvolvió, en noreste argentino (NEA) y en el noroeste argentino (NOA) fue el número uno. Conseguimos traer para las pruebas oficiales y ya estamos prontos a lanzar. Es un material que tiene un excelente potencial para apertura de siembra”, refirió. Entre las características se recomendó no exceder las 14 plantas, la densidad ideal de este material es de 12 plantas. También sembrar hasta el 20 de setiembre. De porte indistinto, entre 90 y 100 cm, tiene buena carga tallo principal y laterales. Buena inserción en el primer nudo y tolera suelos más anegadizos, pero de buena fertilidad es mejor para expresar su potencialidad. “Dentro de lo que es Bayer, es el número uno en productividad y herramienta que ofrece para el productor. Estamos queriendo llevar desde Itapúa hasta la región Occidental, incluso Amambay, Canindeyú, San Pedro, Alto Paraná”, concluyó.

    Relmó. La firma llevó tres variedades a la jornada propuesta por la Cooperativa Volendam en alianza con Agrotec. Se expusieron materiales ya conocidos por los productores, como RM 5885 y RM 6001. La primera presenta desempeño superior en todas las regiones, es ideal para siembras extra tempranas, tempranas y de época, se adapta a los suelos fértiles y clima subtropical templado al Sur y los suelos moderadamente fértiles y clima tropical caliente del Norte. En materia sanitaria ofrece resistencia al cancro del tallo y tolerante a la mancha ojo de rana. También presenta moderada tolerancia a estrés térmico – hídrico. En tanto, el 6001 es de ciclo precoz y elevado potencial productivo. Es excelente para siembras de época y tardías, ofrece semillas grandes y pesadas, pensado para suelos de alta y media fertilidad. La tercera variedad propuesta fue TEC 5936 IPRO, de ciclo precoz, su grupo de maduración es 6.1, de estatura mediana, indeterminado hábito de crecimiento, moderadamente resistente al acame, así como al oídio. Alto potencial productivo, elevado peso de semillas (de 164 a 215 gramos por 1.000 semillas), alta capacidad de ramificación, amplia adaptación del cultivo y tolerancia a nematodos (M. Javanica).

    TMG. La empresa Tropical Mejoramiento y Genética (TMG) llevó dos materiales: TMG 7060 IPRO y TMG 7062 IPRO, con la tecnología Inox y la INTACTA RR2 PRO, constituyéndose así una propuesta única al ser materiales con estas dos tecnologías, según la información recogida. Son materiales de alto potencial productivo, puesto que con la Inox, desarrollada por TMG, supone mejores condiciones sanitarias en el campo, aun cuando eventualmente el control cultural y químico escape de las manos del agricultor, la tecnología justamente le brinda esa protección extra. En tanto, la INTACTA RR2 PRO confiere además de la protección contra principales plagas, la tolerancia al glifosato, al tiempo de ofrecer una flexibilidad en el periodo de control de plantas dañadas. La 7060 es del grupo de maduración 6.0, de crecimiento semi determinado y exige fertilidad media alta. La 7062, es del grupo de maduración 6.2, igualmente de tipo de crecimiento semi determinado. En sanidad ofrece buena resistencia en cancho del tallo y mancha ojo de rana, entre otros.

    Syngenta. Completando el circuito de la jornada, la compañía llevó cuatro variedades, de las cuales tres fueron nuevas, todas con tecnología INTACTA. Ellas fueron. SYN1359IPRO, SYN1365RR1, SYN13671IPRO y SYN1163RR1. Enrique Ferreira fue uno de los responsables de brindar las orientaciones a los diferentes grupos. Recordó que las variedades de semillas están codificadas por un nombre y un número. Para el caso de 1359 IPRO las dos primeras cifras indican el año de lanzamiento, en este caso el 2013, y el segundo, el grupo de maduración, en este caso 5.9. “Este es el segundo año de esta variedad con buenos resultados en la colonia y en Choré, respectivamente. Pero hacemos mucho hincapié en la época de siembra. Recomendamos para siembra a finales de setiembre y quincena de octubre. Tenemos control total de orugas en la soja. En esta variedad recomendamos 280 mil plantas por hectárea, que queda en torno a 10 y 11 como máximo. No subir tanto su población porque necesita bastante espacio para ramificar. Con población alta tenemos menos ramificación y por ende menos cantidad de nudos y menor vaina”, dijo. En tanto, indicó que 1365RR1 es una de las tres variedades nuevas en la parcela y en su primer año ya arrojó buenos resultados en el campo. Hizo hincapié para su siembra de la quincena de setiembre para adelante. A su turno, Enrique Aponte, igualmente otro de los técnicos de Syngenta presentes en la ocasión, comentó que para el caso de la 1367IPRO, es una 6.7, también nueva. “De las INTACTAS que tenemos es la de ciclo más largo, de 7.0. Es la recomendada para arranque de siembra, desde el 15 de setiembre para arriba ya podemos arrancar porque es bastante larga”. La 1163RR1 fue el último material del ensayo y de la variedad expuesta por Syngenta en la ocasión, también recomendada para arranque de siembra.