Novedades

  • Baja molienda industrial preocupa a aceiteras

    Desde la Cámara Paraguaya de Procesadores de Oleaginosas y Cereales (Cappro) se resaltó que pese a un inicio con una cosecha más lenta que el promedio, debido a condiciones climáticas desfavorables, las principales agroindustrias locales trabajaron con normalidad, pero operando a la baja en procesamiento con respecto al año pasado, incluso con una buena producción de soja estimada. “Los factores externos y la falta de una política de Estado que apunte a mantener la competitividad de las industrias siguen condicionando el mercado e incentivando más a la exportación de soja en estado natural antes que a su industrialización, panorama con respecto al cuál se ven muy pocos signos de mejoría en el futuro cercano”, advirtió el gremio.

    En otra parte, se indicó que de consolidarse la tendencia actual, “el 2017 sería el segundo año consecutivo con disminución en los volúmenes procesados a nivel local; luego del espectacular crecimiento conseguidos gracias a los más de USD 500 millones invertidos a comienzos de esta década para incrementar la capacidad instalada utilizando tecnología de punta e instalando nuevas fábricas”. Seguidamente se advirtió que con este panorama “se torna difícil pensar en la posibilidad de atraer más inversiones para continuar el proceso industrial y profundizar en la cadena de valor de los derivados de la soja (o cualquier otra oleaginosa) de manera a que el país pueda optimizar realmente la utilización de todos sus recursos”. Con respecto a febrero, el resumen de molienda indicó que alcanzó 309.401 toneladas, un 8% menos que lo procesado en el mismo periodo del año anterior. Situación que se da incluso con un nivel mayor de producción de materia prima, particularmente la soja, que se estima superará la del 2016. “Si se consideran los valores acumulados de este año, la reducción de lo procesado alcanza el 21,6%, con una molienda total de 409.276 toneladas frente a las 521.996 toneladas del mismo periodo del 2016. Así, aun estando por encima de los valores de años previos al 2014, la industrialización de la materia prima agrícola mantiene una tendencia a la baja sostenida, situación que se explica en factores claves que hacen a la competitividad industrial, como: el mismo tratamiento tributario otorgado a las exportaciones de soja en estado natural y a las industrias, a pesar de la gran diferencia en cuanto a inversión y compromiso con el país de una y otra actividad y las políticas adoptadas en los otros países para alentar la importación de granos y dar valor agregado dentro de sus territorios”, refirió. Al comprar el desempeño de la industrialización versus capacidad, se destacó que las industrias trabajaron a un 80% de su capacidad nominal de molienda estimada para el mes, debido a que una menor calidad proteica en el poroto obligó a moler a un ritmo menor de manera a mantener la calidad. Este valor es inferior a lo que habitualmente se maneja para este periodo del año, ya que el año pasado se logró un 89% y el 2015 un 92% de aprovechamiento.