Editoriales

    • Ciertamente no es prudente decir “buenos días” antes que a amanezca. Pero hay una sensación en el campo que este es un año de recuperación. Quizás porque mejoraron los precios, no tanto como los que ya se acostumbró el agricultor en años anteriores, pero son mejores y si a ello sumamos el hecho de menor costo y un esperado, hasta ahora, incremento de productividad, hay expectativa por un mayor lucro.

    • Se avecina la temporada final de la cosecha de soja, que representa no solo el principal rubro de renta de la producción, sino que tiene una participación de peso en la generación de todo el PIB del país. Por ello, toda campaña ya genera expectativas desde antes de la primera siembra.

    • El 2017 arrancó con noticias positivas para el ámbito productivo nacional. No solamente hubo distinción en competencias de genética bovina a nivel regional y mundial, con la destacada participación de ejemplares Brahman, también se concretó el envío de sangre Santa Gertrudis del Chaco a la Argentina, que viene a sostener el escenario de un país productor de animales de primera línea.

    • Se va el 2016 con su bagaje de situaciones en donde se sintió una desaceleración del crecimiento y de la actividad económica. Un año por lejos muy diferente a recientes temporadas, pero que deja muchas enseñanzas, reflexiones y conclusiones.  

    • La reciente gran concentración, a unos cinco años después de otra similar, de miles de productores y ciudadanos que salieron a las calles y a las rutas a reclamar seguridad no puede sino considerarse una señal de alerta.

    • El Banco Central del Paraguay (BCP) volvió a corregir sus proyecciones y elevó al 4% el crecimiento del PIB para este año, cuando en julio había estimado en 3,5%. Si bien es un aliciente el hecho de tener desempeño positivo (si se compara con otros países de la región), en lo posible se requiere de crecer más. Para un país como el nuestro, ese margen no es sino un crecimiento vegetativo, cuando la necesidad para un mejor desarrollo debe duplicar cuanto menos el nivel.

    • Que la industria nacional requiere de estímulos, es un punto que el Gobierno y la sociedad económica no discute. Sin embargo a la hora de efectivizar medidas que permitan dar el empujón, la flaca memoria es la constante, por no decir el desinterés o la ubicación entre las prioridades.  

    • Este año se conmemora las tres décadas de introducción de una de las técnicas conservacionistas más eficientes y con resultados en la agricultura. Se trata del sistema de Siembra Directa. Concepto que se inició hace más de medio siglo en Europa y que luego fue expandiéndose al norte de nuestro continente para luego desembarcar, ya a mediados de los años 70 en nuestra región para luego ser implementado en Paraguay.