Nota de Tapa

15/09/2021

Camino a seguir en el Chaco

Cultivo de invierno - El desarrollo de cultivos de invierno en el Chaco tiene doble propósito: cubrir el suelo y generar renta. Pese al clima adverso, este modelo agrícola va cumpliendo su cometido, de acuerdo a la experiencia de la empresa Carlos Casado en Mariscal Estigarribia que además impulsa la integración agropecuaria con ganado bovino terminado a corral y recría a campo con silo en autoconsumo.

El inicio de la agricultura extensiva a gran escala lleva más de una década en el Chaco. La aplicación de tecnología e investigación constante impulsan a los emprendedores y profesionales a implementar nuevas prácticas agrícolas en esta rica región, donde el principal inconveniente es la irregularidad de las lluvias. Durante una gira promovida por la empresa de nutrición animal Granusa por el Chaco Central conocimos la experiencia de la compañía Carlos Casado, que empezó la agricultura extensiva hace 12 años y que en esta temporada de invierno está cosechando trigo, una práctica no habitual en esta región del país. La estancia Jerovia actualmente desarrolla el cultivo de trigo, centeno y triticale, además los combina con abono verde nabo forrajero. Impulsa también la integración agrícola- ganadera con terminación de bovinos a corral y el mantenimiento de la recría a campo con silos de autoconsumo. El Ing. Agr. Enrique Valenzuela, gerente de producción de la empresa Carlos Casado, comentó que la Estancia Jerovia es una unidad agrícola ganadera, donde el  80% del área está destinada a la agricultura y el 20% a la ganadería. Actualmente desarrolla cultivos agrícolas en 7.000 hectáreas de las cuales 5.500 hectáreas abarcan la producción de soja y entre 1.200  y 1.500 hectáreas  el maíz, como principales cultivos de renta en primavera -verano.

Realiza además cultivo de  cobertura durante invierno. “Creemos es el camino para lograr buenos índices productivos para la soja y el maíz”, expresó al mencionar que desarrollan cultivo de trigo y otros rubros de invierno. El trigo inició como cobertura y en los últimos 3 años es opción de renta. En la presente campaña destina 2.500 hectáreas a este cultivo, que durante el mes de agosto estaba en plena cosecha. “Es la primera vez que empleamos esta extensión a la producción de este cereal, en años anteriores no pasamos las 1.000 hectáreas”, resaltó. Los rendimientos no son los esperados debido a la helada temprana que afectó al cultivo a fines de junio. No obstante el promedio alcanzado de las áreas ya cosechadas, unos 700 kilogramos por hectárea, y la buena calidad permitirían la renta. “Hay muchos paradigmas que cumplir sobre el doble cultivo en el año en el Chaco, porque una gran limitante que tenemos es la disponibilidad de agua. No obstante estamos experimentando y logrando resultados. Nos animamos a decir que permite un segundo cultivo, el trigo, triticale y el centeno que en esta campaña se está volviendo también comercial”, resaltó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Técnicos de Granusa y de la Estancia Jerovia en parcela de centeno.

Cobertura de invierno
Mencionó que este año cuentan con  4.600 hectáreas de cultivo de cobertura de invierno, introducen gramíneas dentro del plan de rotación. “Con esto buscamos mantener el área de cultivo de soja no menos de 5.500 hectáreas y de maíz, 1.200 hectáreas”. El área de cultivo de trigo este año abarca 2.500 hectáreas. “Es la primera campaña de las tres en que logramos la uniformidad y la población que buscábamos, pero nos jugó en contra las heladas tempranas que ocurrieron en la región a fines de junio. Esa situación limita la productividad”, resaltó.  Las variedades sembradas fueron Toruk e Itapúa 80, por ser las mejores adaptadas el suelo del Chaco. También hay 400 hectáreas de centeno, 400 hectáreas de triticale y mix de cobertura, donde se combina nabo forrajero con triticale y centeno. Además nabo soltero para estructurar el suelo compactado. En la campaña 2021 desarrolló 5.476 hectáreas de soja y 1.211 ha de maíz. El promedio de rendimiento en la soja fue de 1.520 kilogramos por hectárea  y en el maíz 1.800 kilogramos por hectárea. La soja compensó su bajo rendimiento causado por estrés hídrico con los buenos precios de los commodities y dejó renta, pero el maíz que fue dañado por el fuerte ataque de la cigarrita no logró cubrir sus costos. La totalidad de la producción de soja es comercializada en los silos instalados en los puertos más cercanos. El 15% del maíz consume la estancia con la producción de ganado y el resto vende en la región a las cooperativas y ganaderos.

Experiencias y expectativas
El profesional destacó que si bien son pioneros en agricultura a gran escala, de momento no tienen previsto crecer con este rubro por los dos años secos que están atravesando. Tienen previsto apostar más por la ganadería para lograr mayor espalda financiera ante resultados no favorables en agricultura. Valenzuela recordó que en Jerovia desarrollan los manejos adecuados, siembra directa, cuidado del suelo y uso de variedades adecuadas y adaptadas al Chaco. "Aquí lo fundamental es que el clima acompañe para llegar a los mejores resultados. Lluvias homogéneas tuvimos soja con rendimiento promedio 3.500 kilogramos en promedio. Hoy la visión de la empresa es mantener el área agrícola, y apostar más  al crecimiento ganadero".

 

 

 

 

 

 

 

Ing. Agr. Enrique Valenzuela, gerente de producción de la empresa Carlos Casado.

Integración  agropecuaria
Si bien la firma Carlos Casado desarrolla ganadería en ciclo completo, en la Estancia Jerovia en los últimos dos años realiza recría a campo y terminación en confinamiento estratégico. A partir del año que viene proyecta realizar también cría en esta estancia. Desde este año la empresa cuenta con la participación de Granusa en el acompañamiento nutricional. Valenzuela destacó el asesoramiento de esta firma de nutrición animal que contribuye a ganar eficiencia.
“Es el primer año que estamos trabajamos con Granusa y al cierre de la primera venta se cumplió con la promesa de una ganancia de peso de no menos 1.400 kg por día. La conversión fue óptima, considerando la categoría de animales que ingresó al feed lot, animales semiterminados. No obstante lograron una buena conversión que fortalece la confianza del trabajo de Granusa con la empresa.Por su parte, el doctor Enrique Aguilera, profesional de Granusa, destacó el gran desafío impulsado en Jerovia, de demostrar altos rendimientos en ganadería en poca superficie con hacienda en periodo de recría y terminación. El objetivo con este establecimiento es expandir el núcleo productivo. El desafío ahora es suplementar las estancias de cría y conseguir cortar los ciclos productivos que con una buena estrategia nutricional es mucho más fácil.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dr. Enrique Aguilera, profesional de Granusa.